diálogo natural

Es la hora de lo hermoso. El mar se acaba de retirar dibujando esbeltas pinceladas en la arena de la playa. Parece que Dios se ha puesto a pintar, o a esculpir, con los mismos trazos efímeros con que compuso la vida y todo los demás. El agua es música sobre aquella partitura de sílices lavadas en su sal. Es hora de ver y de sentir. Hora de descalzarse y andar, de mirar, de apreciar lo creado y aprehenderlo. Basta la cámara de un móvil para coger lo que nuestra mirada mira. Lo que la naturaleza da y el tiempo quita. Por suerte ella estaba allí. Con su sueño del alma, con su arte en las manos. Con su magia. Para entenderse con lo prodigioso y hacérnoslo llegar.

Diálogo Natural. Materna & Herencia Madrid 2019

© 2019 Alejandra Domic